Noticias

El proyecto fue registrado en un corto documental del realizador local, Jesús Sánchez, que puedes encontrar en el canal de YouTube del Cedel UC.

Una investigación desarrollada por investigadores del Centro UC de Desarrollo Local buscó definir las características del tejido social que se traza en torno a las huertas comunitarias en la zona Lacustre. “Hay muchos conocimientos locales, historias y saberes que empiezan a tomar validez”, señala uno de los investigadores. 

Desde La Araucanía y tomando como modelo el Parque Urbano Isla Cautín de Temuco, los investigadores UC esperan generar un modelo que permita su aplicación en parques de todo el país. “El proyecto ha develado la importancia que tienen los parques urbanos”, asegura el director de la iniciativa.

La creación de un modelo inédito para la aplicación exitosa de parques urbanos sustentables. Esa es la misión que tiene un grupo de investigadores de la Pontificia Universidad Católica en el marco de un proyecto que toma como modelo el exitoso caso del Parque Urbano Isla Cautín, área verde sustentable inaugurada en abril de 2022 en Temuco y que espera replicar su experiencia en parques urbanos de todo el país. 

Bajo el título “Modelo de Sustentabilidad y Gestión de Parques Urbanos”, el proyecto, financiado por CORFO a través del Gobierno Regional de La Araucanía, es ejecutado por la Escuela de Arquitectura de la UC, junto al Centro UC de Desarrollo Local de la misma casa de estudios, con el apoyo del Ministerio de Vivienda y Urbanismo y de la Municipalidad de Temuco, mandantes de esta iniciativa.

“El proyecto ha develado la importancia que tienen los parques urbanos”, asegura el director del proyecto, el doctor en Arquitectura y Urbanismo y académico de la Escuela de Arquitectura UC, Osvaldo Moreno, “y lo ha hecho en muchas más dimensiones de lo que generalmente consideramos en materia de planificación, diseño y gestión”. 

El arquitecto de profesión, que estuvo encargado también del diseño del Parque Urbano Isla Cautín, lidera un equipo integrado por la doctora en Arquitectura y Estudios Urbanos y también académica UC, Ximena Arizaga, por el director del Centro UC de Desarrollo Local (Cedel UC) y doctor en Ecología Humana y Diseño Ecológico, Gonzalo Salazar, y la coordinadora General del Centro, la agrónoma Sofía Rojo. “Desde el Cedel UC nace, se desarrolla y administra este proyecto entendiendo que es un aporte sustancial a nuestra región”, explica al respecto Rojo.

 

Una iniciativa pionera

El proyecto es definido como una iniciativa pionera por el equipo, “en la que se identifican las expectativas y brechas de mercado en materia de institucionalidad, administración, operación, mantención, capital humano, gestión de recursos, oferta y demanda de bienes y servicios asociados a la implementación de los  parques urbanos”, según explica Rojo. 

Y es que al momento de hablar de sustentabilidad, el equipo reconoce una serie de elementos transversales para el desarrollo de estas iniciativas, que van desde la sustentabilidad económica, hasta el levantamiento de beneficios que implica este parque para la ciudadanía. 

“La sustentabilidad y gestión de parques urbanos la tenemos dividida en dos ámbitos: por un lado está la sustentabilidad y por otro lado está la gestión sostenible”, explica Ximena Arizaga. 

¿Cómo se logra esto? Generando mecanismos que permitan el desarrollo sustentable y sostenible del parque en todos sus aspectos, “que tenga un uso activo, que tenga beneficios para la comunidad, que la comunidad lo reconozca como propio, que este uso sea permanente en el tiempo (...)  también que sea sustentable dentro de la trama urbana”, explica Arizaga.

Así, el modelo, según explica la coordinadora General del Centro UC de Desarrollo Local, considera en esta etapa cuatro componentes:primero, la institucionalidad destinada a gestionar de manera sustentable un parque urbano, segundo un modelo de administración que asegure la operación y mantención del parque en el corto, mediano y largo plazo, en base a alianzas estratégicas virtuosas previamente identificadas; tercero, los usos complementarios permanentes o temporales y su formato de explotación (arriendo, concesión, comodato u otro), y cuarto, herramientas de gestión orientadas a la sustentabilidad del parque que comprendan incrementar los impactos de la implementación de un parque (impactos económicos directos e indirectos, sociales y ambientales”

“Desde ese punto de vista, el proyecto ha levantado necesidades e intereses desde distintas instituciones públicas y privadas”, señala Moreno, “que en el caso de estudio del Parque Isla Cautín en Temuco lo han posicionado como un foco de reflexión e investigación que puede dar luces a ciertos problemas y a ciertos desafíos, no solamente a escala local, comunal o regional sino que también a escala nacional”.

 

Cautín 4

El diseño del Parque Isla Cautín, área verde usada como experiencia piloto para la creación del "Modelo de Sustentabilidad y Gestión de Parques Urbanos", plantea espacios que apuntan no solo a un uso urbano, sino que también a un uso cultural. En la imagen se observa el inicio del Paseo de la Memoria, memorial que recuerda a ejecutados políticos y detenidos desaparecidos acaecidos en dictadura.

 

Desde lo local a lo global

Desde la Secretaría Regional Ministerial de Vivienda y Urbanismo, señalan que el proyecto se enmarca en la Política Nacional de Parques Urbanos, iniciativa lanzada en 2021 e impulsada por las carteras de Vivienda y de Medio Ambiente, y que espera ver replicado el caso del Parque Isla Cautín en otros parques de la región y el país.

“El proyecto que se presenta hoy día, y que se está trabajando en el Parque Urbano Isla Cautín”, explica por su parte la seremi de Vivienda y Urbanismo de La Araucanía, Ximena Sepúlveda, “es un tremendo ejemplo en la región e ilustra lo que será la gestión de parques más pequeños para La Araucanía y para el resto del país”. 

Según asegura Sepúlveda, la mejor forma de generar estos espacios es a través de una gestión que hable de sustentabilidad desde estrategias ecológicas y estrategias que también incluyan a la sociedad civil, es decir el “cómo representamos lo que quiere también nuestra ciudadanía” identificando cuatro componentes en la gestión, implementación y uso de estos espacios: el sector público, la academia, la sociedad civil y los gobiernos locales. 

Una sinergia provocada por distintas fuerzas que para Moreno representa lo que puede significar un parque para un territorio o comunidad: “motores de desarrollo económico, innovación, además de ser, como convencionalmente se abordan, espacios públicos relevantes que aportan una serie de beneficios a las ciudades”.

 Nota modelo parques

El proyecto busca crear un modelo que sea armonioso para las instituciones que se ven involucradas en la creación, gestión y mantención de un parque. En la imagen, el director del Cedel UC, Gonzalo Salazar, dicta junto a Osvaldo Moreno y Ximena Arizaga, un taller que buscó evaluar las expectativas en torno al Parque Isla Cautín, en abril de 2022.

 

Rentabilidad Social

El director del proyecto asegura que estos espacios generan rentabilidad social cuando son implementados abriendo los espacios para la participación de la sociedad civil, “algo fundamental para entender la sustentabilidad que un determinado parque puede aportar a las ciudades (...) son los propios ciudadanos y ciudadanas que determinan la manera en la cual esos beneficios o esos agentes de sustentabilidad que el parque genera, les son significativos, les hacen sentido”.

Hoy por hoy, el Parque Urbano Isla Cautín, como piloto para este proyecto, entrega datos importantes sobre el uso que la ciudadanía da a estos espacios. Hasta los primeros días de octubre, el parque administrado por la Municipalidad de Temuco contabilizaba 314 mil visitantes desde su apertura en abril de este año, cifra que se ubica significativamente por encima de los 20 mil visitantes que registró el Cerro Ñielol, parque nacional de 89 hectáreas que se encuentra ubicada dentro de la capital regional, en el mismo período en 2021. 

Con la presencia de cámaras al alcance de nuestro bolsillo, es cada vez más frecuente avistar a este escurridizo felino. “Es importante usar los términos correctos cuando nos referimos a él”, indica Gálvez. 

A partir de 2021 distintas comunidades científicas en Latinoamérica han considerado el 28 de agosto como el Día Internacional de la Güiña, felino que habita en los bosques de nuestro país y cuyo nombre científico es Leopardus guigna. Es por ello que junto al güiñólogo e investigador del Centro UC de Desarrollo Local, Nicolás Gálvez, hablamos de características claves de este felino típico de nuestros paisajes. 

 

Captura de Pantalla 2022 08 29 a las 13.51.41

Su dieta la componen principalmente roedores, beneficiando el control en la población de estos animales. 

 

Un animal escurridizo

“Llama la atención porque es un animal que no suele verse” indica el también académico del Campus Villarrica de la UC, sobre el felino más pequeño de las américas, conocido también como kodkod. Gálvez ha dedicado gran parte de su trayectoria a la investigación de este animal y sus condiciones socioecológicas que han determinado su relación con el ser humano y la modificación de su ambiente, particularmente en el área agrícola. 

Y es que desde los 90’, este felino se encuentra en la categoría Vulnerable en la clasificación que realiza el IUCN Red List of Threatened Species, un catastro de las distintas especies a nivel mundial que considera su clasificación según el riesgo de extinción que viven. 

“Dado que está en una condición Vulnerable a la extinción y que se encuentra sólo en Chile y Argentina en una distribución acotada, es necesario realizar trabajos de mitigación de amenazas e investigación”, indica el güiñólogo. De esta manera, desde 2021 el académico, junto a otros investigadores e investigadoras en la guiña, conformaron el Grupo de Trabajo por la Güiña, una zona de encuentro que busca facilitar la comunicación y ocupar eficientemente los escasos recursos que hoy existen para este tipo de iniciativas. 

 

Guiña NicolasGalvez

Hay algunos individuos cuyo pelaje presenta patrones moteados, mientras otros son individuos melánicos, es decir de pelaje oscuro, los que también presentan marcas, pero que quedan camufladas bajo su pelaje.

 

Conocer a una especie autóctona

Entre los términos más mal utilizados para referirse a la güiña, está la idea del “gato de la selva”. Según indica el güiñólogo este término es erróneo debido a que nunca se le ha dicho así en sectores rurales.

Pero como ese término, hay muchas otras ideas y conceptos equivocadas sobre un felino que es especie autóctona de nuestro territorio, donde comparte hábitat con Argentina. Es por ello que el güiñólogo entrega 10 datos claves para hablar sobre este animal de manera correcta:

  1. Güiña viene del mapuzungún “Wiñam” que significa no tener morada o acarrear, lo que para el investigador seguramente tiene relación con su capacidad para llevar gallinas y merodear grandes territorios (un individuo puede recorrer un territorio de 400 hectáreas).
  2. Su dieta la componen principalmente roedores, beneficiando el control en la población de estos animales. 
  3. Efectivamente tiene mala fama, con un nombre que es utilizado para referirse a un ladrón, metáfora que nace de la habilidad de este felino de entrar a gallineros para matar aves. Es por ello que el llamado del güiñólogo es a la necesidad de proyectos que mejoren los gallineros para prevenir esto. 
  4. Hay diferencias entre sus individuos. Hay algunos cuyo pelaje presenta patrones moteados mientras otros son individuos melánicos, es decir de pelaje oscuro, los que también presentan marcas, pero que quedan camufladas bajo su pelaje.
  5. Puede pesar hasta 1,8 kg.
  6. Son buenos para trepar árboles, los que usan como lugares de descanso.
  7. En Chile, la güiña habita desde Coquimbo hasta Aysén. 
  8. Hacia el sur logra sobrevivir en paisajes agrícolas y es más resistente a la modificación humana de lo que se pensaba. Incluso hay registros en sectores urbanos de Valdivia y Concepción.
  9. En la zona central, los remanentes de bosque esclerófilo en los cerros son cruciales para su sobrevivencia en el largo plazo. 
  10. Una amenaza latente es la transmisión de enfermedades desde Gatos doméstico.

Puedes revisar los registros en video de esta especie que se han obtenido a través de distintos proyectos ejecutados por el investigador, en el canal de YouTube del Cedel UC. 

 

El proyecto, que fue registrado en un corto documental, abordó el rol de las huertas en la construcción de capital social para comunidades educativas de la zona. 

A través de un proyecto que involucró a tres escuelas rurales de La Araucanía y Los Ríos, los investigadores del Cedel UC, Josefina Cortés y Martín Bascopé, desarrollaron una investigación que buscó potenciar el uso de las huertas como espacios pedagógicos bajo la metodología del Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP), trabajo que fue documentado por el realizador audiovisual local, Jesús Sánchez.

Según explica Cortés, el proyecto se enfocó en “el aprendizaje de conocimientos medioambientales, hábitos alimenticios, medicinales, lingüísticos y/o culturales”, lo que se llevó a cabo a través de la vinculación de estudiantes con problemáticas pertinentes a sus entornos. 

Esto quedó evidenciado en el corto documental realizado por Sánchez, donde se muestra el trabajo que se realizó con niños y niñas de estas escuelas y sus apoderados y docentes, potenciando la co-construcción de huertas agroecológicas junto a las comunidades educativas de cada escuela. 

“Comenzamos con un diagnóstico acerca de las posibilidades y dificultades de los estudiantes y sus familias sobre el manejo del sistema de la huerta. En base a eso, se diseñó el objetivo del proyecto, la secuencia de actividades y los posibles apoyos de huerteras, investigadores, talleres y visitas”.

El ejercicio arrojó como resultado el rol fundamental que cumple el desarrollo de una huerta agroecológica en la construcción de capital social para las  comunidades educativas, al fomentar instancias de colaboración y cooperación. “Y, por lo tanto, la capacidad de anteponerse ante situaciones adversas a nivel comunitario”, señala Cortés, “encontramos que elementos como los super-alimentos, biodiversidad, cultivos de invierno, suelo, reciclaje de biomasa, pueden apoyar estos puentes”.

Revisa el registro completo de este proyecto realizado por Jesús Sánchez, en el canal de YouTube del Cedel UC