Noticias

En el Día Mundial del Medio Ambiente nos preguntamos ¿cómo podemos aportar a la restauración del medio ambiente? 

Desde 1972, cada 5 de junio conmemoramos esta fecha establecida a partir de la Asamblea General de las Naciones Unidas, instancia dirigida por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), convirtiéndose en una de las plataformas principales para abrir la discusión en torno a distintas temáticas relacionadas. 

Desde el Centro UC de Desarrollo Local y sus distintos programas, como Valoras UC, el Explora La Araucanía del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, o el Programa Huerta Escuela, hemos desarrollado un trabajo en la línea de fomentar encuentros y la posibilidad de reconocerse como agentes en el trabajo por el Medio Ambiente.  

Vincularnos con la Naturaleza

Para la coordinadora del convenio entre la Fundación Ib{añez Atkinson y el Cedel UC, Clara Mujica, la clave está en volver a encontrarnos en la naturaleza. “Dicen que quien conoce, cuida. Promover espacios para vincularnos con la naturaleza, para pasar tiempo con ella, aprender de ella, nos hará querer cuidarla, respetarla y restaurarla”, asegura. 

Desde el Cedel UC, cada otoño y primavera se realizan encuentros entorno a la semilla, intercambios de semillas y saberes, e instancias de capacitación que buscan fomentar la obtención de herramientas por parte de agentes locales y comunitarios.   

Respecto a los intercambios de semillas, la socióloga de profesión asegura que “la semilla y las prácticas bioculturales que la envuelven, tienen un enorme potencial para fortalecer nuestra conexión con la naturaleza. La semilla es suelo, es agua, es comunidad, es ciclo, es vida. ¡Conozcamos, cuidemos, compartamos y cultivemos las semillas!”. 

 

Restaurar las relaciones humanas

Por otro lado, la directora de Contenidos de Valoras UC, Isidora Mena, el cuidado del Medio Ambiente y su restauración, nos exigen volver a encontrarnos en los distintos espacios que ocupamos a diario.  

“Restaurar es reparar aquello que se ha roto. Curar una herida, reparar la cojera de un perro para que vuelva a correr, o reconstruir una casa desmoronada. Restaurar lugares contaminados para que puedan vivir animales en extinción, limpiar océanos de plásticos y salvar peces, plantar árboles en un bosque incendiado, o inventar sistemas para que la fábrica no siga contaminando el agua, la tierra o el aire”, asegura.  

“También necesitamos manos unidas para restaurar lo que provoca pobreza de tantos humanos. Y todos debemos aprender a restaurar la alegría de quien sufrieron burlas porque hablan diferente, son extranjeros o están rezagados. Saber cómo se devuelve la confianza de víctimas de maltrato o guerras. Se trata de comprometerse con la justicia restaurativa, reparando errores y buscando paz. Aportar a la restauración de las relaciones humanas es el trabajo de Valoras UC”. 

 

Producir innovación pedagógica 

Desde la formación de profesores y profesoras, el investigador principal de la línea de investigación Educación para el Desarrollo Sustentable, Martín Bascopé, también reconoce un reto importante al momento de fomentar las formas en las que se trabaja con las comunidades. 

“Un aspecto clave para la restauración podría estar en el rol que cumplen las escuelas y sus comunidades. Si aunamos esfuerzos entre universidades, ONGs, el sector público y privado, para producir innovación pedagógica orientada a atender problemas socio ecológicos de sus territorios, podríamos generar un gran aporte. Existen muy buenos ejemplos impulsados desde el Cedel y otros socios, debemos seguir comunicando, compartiendo y colaborando para aumentar el impacto”, asegura. 

 

El principio de la Sustentabilidad 

Por otro lado, desde el Proyecto Asociativo Regional (PAR) Explora La Araucanía, la encargada del programa de Indagación e Investigación Escolar (IIE), Nicole Ávalos, explica que el proyecto se desarrolla en torno a un grupo de principios entre los que se encuentra el principio de Sustentabilidad.  

"Con esto nos referimos a las prácticas que tenemos como equipo, como el uso de material reciclable, orgánico y tratando de generar la menor cantidad de residuos, pero también a fomentar encuentros que apunten en esa dirección, generando espacios para debatir, reflexionar y trabajar en conjunto temáticas como la sustentabilidad y la educación ambiental. A la vez, fomentamos que docentes y estudiantes obtengan herramientas concretas a partir de estas instancias, las que luego pueden aplicar en sus centros educativos”, explica. 

Aprendizaje y encuentro fueron los principales pilares del Intercambio de Semillas y Saberes Otoño 2024, que se llevó a cabo el miércoles 22 de mayo en el Auditorio CIDS, Michel Durand Q., de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Campus Villarrica.  

La actividad congregó a huerteras y huerteros de comunidades urbanas y rurales, mapuche y no mapuche, curadoras y curadores de semillas y emprendedores y emprendedoras de la Región de La Araucanía que dedicaron toda la mañana a compartir sus semillas, productos, servicios y saberes en el marco de esta iniciativa. 

Inspirado en el trafkintu, instancia de intercambio de semillas que es propiamente mapuche, el Intercambio de semillas y saberes quiere ser un encuentro intercultural en torno al valor de las semillas como patrimonio vivo del territorio y la necesidad de preservarlas junto a los saberes de quien las cuida.  

Así lo destacó Amácida Orellana, de la Agrupación de Curadoras de Semillas de Pitrufquén, quien señaló que “la semilla tiene una importancia de vida. Imagine lo que seríamos sin semilla. La semilla es la comida, lo que nos da vida. Sin semilla no hay vida y tenemos que defenderla como sea”. 

Sobre el trabajo que realizan en la agrupación, explicó que “somos guardadoras o cuidadoras de semilla.  Lo hacemos porque nos preocupamos del futuro. Cuidamos el agua, el medio ambiente y, lógico, las futuras generaciones tienen que saber también conservar y guardar para que su alimento sea sano”. 

El Intercambio de semillas y saberes 2024 convocó también a María Elizabeth Figueroa, Técnico Agrícola y docente de la Escuela 125 de Loncofilo, quien valoró la instancia en términos educativos para promover el cuidado de la semilla entre los y las estudiantes. 

“Trabajamos con niños de zona rural, enseñándole la preparación del suelo, yo como técnico agrícola y mi compañera como asesora cultural, ella ve la parta ancestral de los cultivos, para no perder las tradiciones. Dentro de eso está la parte de la conservación de la semilla, de las semillas tradicionales y vamos haciendo intercambio para poder seguir manteniendo la semilla”, explicó. 

Lidia Curimil también es curadora de semillas de la comunidad Pedro Ancalef de Putue, Villarrica, y participó en este encuentro, motivada con la posibilidad de hacer intercambio con niñas y niños que también estuvieron presentes en el evento.  

“La semilla es vida, un alimento sano, es una semilla antigua, por eso yo veo que los intercambios son buenos. Hay que rescatar esa semilla antigua que tenían nuestros abuelos”, declaró.   

El Intercambio de semillas y saberes es un encuentro organizado por el Centro UC de Desarrollo Local y la Fundación Ibáñez Atkinson, y forma parte del interés de ambas partes por fomentar espacios de encuentro comunitario que promuevan la diversidad biológica de semillas y sus distintas especies 

Claudia Ríos, Coordinadora del Museo Interactivo Regional de Agroecología y Sustentabilidad, MIRAS Araucanía, y de la Huerta Agroecológica El Boldo, resaltó la motivación por apoyar y promover el intercambio de semillas, de saberes y la cultura en torno a estas.  

“Por esta razón, desde hace una década que estamos trabajando en aspectos relacionados con la investigación, educación y acción para la soberanía alimentaria. Y desde el año 2022, hemos abierto el espacio para que los encuentros de intercambio de semillas ocurran, entendiéndolos como procesos dinámicos, abiertos a quienes buscan promover el aprendizaje colectivo y el intercambio de este patrimonio vivo que consideramos fue, es y debe mantenerse libre”, explicó.  

¿Te enteraste? Creo que esto es para ti 👇

Del 4 al 7 de noviembre se realizará en Villarrica, Región de La Araucanía, el Congreso CIEDS + RIEDI “Diálogo y diversidad: Construyendo un mundo intercultural y sustentable a través de la educación”.

Se invita a personas ligadas al mundo de la educación, la academia, organizaciones sociales y civiles, y a quienes trabajen con la Sustentabilidad ♻ y la Interculturalidad 🤝.

Puedes postular tu ponencia 👩‍🏫, producto audiovisual 📽, mesa redonda 💬 o póster 📄 hasta el 24 de junio. 🙌

Encuentra más información y postula en cieds.cl.

Este noviembre de 2024 súmate al encuentro “Diálogo y diversidad: Construyendo un mundo intercultural y sustentable a través de la educación", instancia que nace producto de la fusión entre el V Congreso Internacional de Educación para el Desarrollo Sustentable (CIEDS) y el VI Congreso Internacional de Educación e Interculturalidad de la Red Interuniversitaria de Educación e Interculturalidad (RIEDI), una oportunidad única para explorar las intersecciones vitales entre la educación para el desarrollo sustentable y la interculturalidad.

Organizado por el Centro UC de Desarrollo Local, con el apoyo de 4 centros de investigación, 2 fundaciones y 18 universidades del país, el encuentro invita a educadoras, educadores, docentes, investigadores, investigadoras, profesionales y actores sociales a postular sus trabajos enmarcados en una de las 6 líneas temáticas que abordan aspectos centrales de la educación para la sustentabilidad y la interculturalidad.

El encuentro se desarrollará entre el 4 y el 7 de noviembre en la Pontificia Universidad Católica de Chile, Campus Villarrica, en el Complejo Interdisciplinario para el Desarrollo Sustentable (CIDS), Michel Durand Q., y albergará trabajos seleccionados en 4 formatos distintos: ponencia, mesa redonda, póster y audiovisual, contemplando 3 tipologías de trabajo: investigación científica, reflexión teórica o de posicionamiento crítico y experiencias educativas.

La convocatoria permanecerá abierta hasta el 03 de junio de 2024.Para postular debes hacerlo rellenando el formulario dispuesto para ello.  Revísalo en el llamado disponible en https://bit.ly/ciedsriedi.

Más información en CIEDS.cl.

 

CIEDS 2024 Mailing llamado

 

 

El Primer Encuentro de Formación del Programa Huerta Escuela (PHE) contó con la participación entusiasta de docentes y huerteros/as que se sumaron este año a la iniciativa organizada por Cedel UC y Fundación Ibáñez Atkinson (FIA).

El objetivo del programa es promover el aprendizaje experiencial para estudiantes de educación básica y media en vínculo con huertas agroecológica como espacio pedagógico.

Este año son ocho los establecimientos educacionales de la Región de La Araucanía que se comprometieron con este propósito, congregando a un total de 24 profesores y profesoras que trabajarán en colaboración con cuatro huertas de la zona.

Junto con ser una instancia para que se conocieran en vivo huerteros, huerteras y docentes del programa, se buscó generar un primer acercamiento a la metodología de aprendizaje experiencial, colocando el énfasis en su primera etapa: la experiencia concreta.

Se realizaron actividades orientadas a promover el volver a conectarse con la capacidad individual y grupal de observar con todos los sentidos.

También se les invitó a trabajar en grupos en torno a una planta medicinal, poniendo el foco en que las y los participantes levantarán sus propios conocimientos y preguntas desde la experiencia de primera mano y desde la observación, para luego contrastarla con conocimientos existentes.

Además de la metodología como tal, se aplicaron algunos principios de la neurociencia, tales como la importancia de vivir un proceso educativo desde lo emocional y la oportunidad de poder aprender con otros.

 

2

● El martes 26 de marzo a las 17:30 horas en el auditorio del Complejo Interdisciplinario para el Desarrollo Sustentable (CIDS), del Campus Villarrica de la Universidad Católica (Bernardo O’Higgins 501), se realizará el segundo lanzamiento del libro Árboles torcidos, publicación que reúne reflexiones en torno la separación entre cultura y naturaleza a partir de obras, imágenes y textos. En la ocasión se realizará un diálogo llamado Repensar la experiencia de un bosque.

● Entre los autores del libro está la artista Seba Calfuqueo, la poeta y académica UC del Centro de Estudios Interculturales e Indígenas (CIIR), María Lara Millapan, el ecólogo e investigador del Centro UC de Desarrollo Local (CEDEL UC), José Tomás Ibarra, Agencia de borde (Rosario Montero, Paula Salas y Sebastián Melo), así como la directora de arte y publicaciones de Fundación Mar Adentro Maya Errázuriz. El encuentro es abierto a todo público, previa inscripción aquí.

Reflexiones sobre la dualidad humano y naturaleza; la figura de la torsión de los árboles como un acto de permanencia y resistencia ante la homogeneización del paisaje; y ecologías afectivas en torno al agua, son algunos de los temas expuestos en la publicación Árboles torcidos, editado por Agencia de borde y Fundación Mar Adentro. El lanzamiento tendrá lugar el martes 26 de marzo a las 17:30 horas en el auditorio del Complejo Interdisciplinario para el Desarrollo Sustentable (CIDS), de Campus Villarrica UC, y contará con la participación y diálogo entre algunos de los autores/as y una lectura poética por María Lara Millapan.

El libro surge tras la investigación desarrollada desde 2019 por Agencia de borde llamada Bosques de fuego, la cual tuvo continuidad en 2022 a través del Ciclo de Residencias Bosque Pehuén de Fundación Mar Adentro, ocasión en que los autores de la publicación se reunieron para reflexionar sobre las tensiones que surgen de la separación entre cultura y naturaleza en relación con el bosque. Sus voces, obras y reflexiones fueron dadas a conocer en una muestra itinerante presentada en la Galería de Arte de UC Temuco y CENTEX, Valparaíso durante 2022.

En esta residencia desarrollada en Bosque Pehuén, área de conservación de Fundación Mar Adentro, Agencia de borde llevó a cabo exploraciones en el bosque antiguo para comparar ese tipo de ecosistema con el de los monocultivos, específicamente de eucalipto. Además, sumaron la participación de la artista visual Seba Calfuqueo, la poeta María Lara Millapan y el ecólogo José Tomás Ibarra para examinar los efectos de la hiperseparación de cultura/naturaleza en este territorio en La Araucanía. De este modo, la investigación se abordó desde un enfoque performativo-visual, poético y socioecológico.

Desde una dimensión experiencial, visual, sonora y sensible, las distintas obras que conformaron este proyecto retrataron formas de comunicación y mediación con la naturaleza para recobrar ecologías afectivas de La Araucanía y así, cambiar la percepción dicotómica entre lo humano y lo natural.

 

Performance, poesía y bioculturalidad

El libro presenta un recorrido por cada una de las obras de los/as artistas, quienes exponen diversas aproximaciones con el bosque. La obra video performance Tray tray ko de la artista visual Seba Calfuqueo, profundiza en la relación histórica de las aguas desde la cosmovisión mapuche, así como la conexión del cuerpo humano extendido en la naturaleza.

La publicación incluye escritos de la poeta mapuche María Lara Millapan, quien cuenta que “la poesía es la manifestación pura de los sentimientos, emanados del am (yo interior), el püllü (espíritu) y los pewma (sueños)”. Para ella, son el vehículo de comunicación directa con lo trascendente. Por medio de la expresión poética, la autora manifiesta un acto de denuncia de las tierras destruidas de su pueblo, donde el lenguaje toma la forma de resistencia ante un aplanamiento cultural y natural.

Por su parte, el investigador José Tomás Ibarra, en el texto La rueda de la memoria: árboles torcidos hacia la luz y la comunidad, plantea una mirada desde la socioecología sobre la vida de los árboles como agentes de memoria biocultural. Al respecto, Ibarra enfatiza sobre el ejercicio activo de las comunidades y territorios en la construcción de saberes que accionen el cuidado y prácticas de reparación de las relaciones entre los actores humanos y más que humanos del bosque.

Extracto reseña Árboles torcidos: ¿Cómo sobrevivir a la homogeneización y simplificación de los paisajes? Esta publicación es un intento por repensar la experiencia de estar en el bosque desde una mirada crítica mediante una exploración de estéticas de co-habitación que promueven el florecimiento de diversidades naturales y culturales para pensar en/desde/ y a través de un bosque, otros posibles futuros. Al abrir estas páginas, busca derivar por la polifonía de voces de Maya Errazuriz, Seba Calfuqueo, José Tomás Ibarra, María Lara Millapan y Agencia de Borde (María/Rosario Montero, Paula Salas y Sebastián Melo), quienes de diversas formas compartieron en colectivo experiencias de bosque que luego fueron materializadas a través de muestras expositivas bajo el título Árboles torcidos.

 

Información periodística:

Violeta Bustos Vaccia+Rocío Olmos de Aguilera, equipo de comunicaciones Fundación Mar Adentro: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. /Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.