Noticias

El programa permitirá que los y las estudiantes adquieran herramientas fundamentales para el ejercicio docente. "La educación de hoy tiene grandes desafíos en cuanto a motivar a las y los estudiantes hacia una educación para la sustentabilidad”, señala la coordinadora General del Museo. 

Como una manera de acercar a los futuros formadores y educadores a las temáticas de agroecología y sustentabilidad, el Museo Interactivo Regional de Agroecología y Sustentabilidad, MIRAS Araucanía, iniciará un programa de formación para estudiantes del Campus Villarrica de la UC que comenzará en agosto. 

El programa tendrá el objetivo de capacitar a los y las seleccionadas de las carreras de 1º, 2º y 3º de Pedagogía General Básica y de 1º y 2º de Pedagogía en Educación Parvularia, a través de un curso que contempla preparación en distintas temáticas junto a académicos y académicas del Campus, abordando conocimiento en agroecología, sustentabilidad y educación científica y ambiental. 

Esto permitirá abordar los desafíos que enfrentarán los futuros formadores en su campo laboral, según señala la coordinadora General del MIRAS Araucanía, Claudia Ríos. “La educación de hoy tiene grandes desafíos en cuanto a motivar a las y los estudiantes hacia una educación para la sustentabilidad”.

En este sentido, se espera que la experiencia entregue herramientas importantes para quienes se capaciten como monitores del museo, lo que implicará el trabajo con niños y niñas y con visitantes que lleguen al espacio en búsqueda de información y aprendizajes sobre nuestros ecosistemas. 

52108877980 29ae03bb7d k 1

El programa contempla un incentivo monetario por recorrido realizado, para aquellos estudiantes que se formen en el guiado del MIRAS Araucanía.

“A través del recorrido MIRAS Araucanía se pueden abordar distintas temáticas que tienen que ver con la vida cotidiana de los y las estudiantes”, agrega Ríos. “Por lo tanto conectar el aprendizaje con los problemas locales de sustentabilidad, que tienen implicancias globales, además les da herramientas de educación ambiental que son las que se están utilizando hoy en día en la certificación ambiental de las escuelas”. 

Con esto, la agrónoma de profesión se refiere al SNCAE, un programa que tiene por objetivo la certificación ambiental de establecimientos educacionales, de carácter voluntario y que entrega la certificación a aquellos establecimientos que desarrollen de manera exitosa programas de educación ambiental. 

Pero además, Ríos apunta a las necesidades educativas que son cada vez más evidentes en la sala de clases, refiriéndose a la riqueza de una experiencia que acerca a los y las estudiantes a un “aprendizaje multisensorial, con experiencias de primera mano que permiten que los niños y niñas que visiten el museo vayan no solo motivándose y conectándose con su conocimiento previo, sino que también fijando el conocimiento”.

Es por ello que el programa contempla, también, una capactiación para realizar recorridos guiados en las Termas Geométricas, ubicadas en la comuna de Coñaripe, como una manera de potenciar las herramientas ambientales que podemos encontrar en la zona. 

El programa contempla, además, un incentivo monetario por cada recorrido realizado por los y las estudiantes tanto en el MIRAS Araucanía, como en las Termas Geométricas. Puedes revisar todos los requisitos para postular, las características del programa y fecha en las que se desarrollará, revisando el programa de postulación.

Con la participación de huerteras de toda la zona lacustre, el encuentro se convirtió en un espacio para intercambiar semillas, artesanías, almácigos, pero, sobre todo, conocimientos en torno a huertas familiares y la agroecología.

Durante mayo, más de una veintena de huerteras y huerteros se reunieron en el Campus Villarrica de la UC en un nuevo intercambio de semillas, instancia organizada por el Centro UC de Desarrollo Local (Cedel UC) a través del MIRAS Araucanía, junto a la Fundación Ibañez Atkinson, a través de su programa “Soy Emprendedor”.

En la actividad, los y las participantes tuvieron la oportunidad de compartir semillas, artesanías y almácigos, pero también conocimientos y saberes en torno a estos productos, sus cuidados y sus características.

Y es que el auditorio del Complejo Interdisciplinario para el Desarrollo Sustentable, CIDS, Michel Durand Q., lugar donde se realizó el intercambio, se convirtió en un espacio donde se intercambiaron experiencias respecto al cuidado de la biodiversidad alimentaria.

 

52097766595 f0bd6a0363 k 1

El intercambio incluyó semillas, artesanías, almácigos y otros productos que trajeron las participantes, quienes debían cumplir con una sola condición: traer únicamente productos orgánicos y hechos con sus propias manos. 

 

La actividad contó con la participación de variadas agrupaciones de huerteras y huerteros de la zona lacustre. En particular, se contó con la participación de huerteras que están inscritas en el programa de huertos urbanos de la Municipalidad de Villarrica, contando con agrupaciones de Huertos Urbanos del sector de Ñancul y de Lican Ray.

Además, también se contó con la participación de las huerteras de la “Huerta Mía” de Huiscapi en la comuna de Loncoche, quienes son parte del programa “Soy Emprendedor” de la Fundación y que es ejecutado junto al Cedel UC, siendo esta la primera oportunidad que tuvieron las huerteras de conocer el CIDS, Michel Durand Q. y los espacios que ofrece para hablar sobre agroecología.

La Huerta Agroecológica El Boldo también fue parte de la instancia a través del encargado de este espacio, Ivi Marifil y la coordinadora General del MIRAS Araucanía, Claudia Ríos. Aquí se presentaron las semillas de la primera cosecha de una huerta que se levanta como un espacio para encuentros junto al lago. 

Si quieres participar de nuestros próximos encuentros, recuerda chequear las redes sociales del Cedel UC. Búscanos en Facebook, Instagram, Twitter y YouTube como @cedeluc. Además, puedes revisar todas las fotos de este y otros #EncuentrosCedelUC, en el Flickr del Campus Villarrica de la UC.

En Chile existen más de 3 millones y medio de perros callejeros, cifra que evidencia la presencia que tienen estos animales en centros urbanos del país. “La situación de los perros a nivel mundial depende en buena medida de acciones humanas directas”, señala el investigador que dirige el estudio, Pelayo Benavides, quien figura en la imagen durante una actividad en terreno en la plaza de armas de Villarrica.

¿Cómo se relacionan los perros callejeros con su entorno inmediato? ¿existe el desarrollo de una relación parasocial con humanos? y ¿cuáles son las percepciones acerca de los perros callejeros que tienen distintas personas en estos entornos urbanos públicos? Estas son algunas de las preguntas que buscará responder el académico del Campus Villarrica de la UC e investigador del Centro UC de Desarrollo Local (Cedel UC), Pelayo Benavides, a través de una investigación que tendrá como objeto de estudio a perros callejeros de la ciudad de Villarrica y Temuco.  

El proyecto, denominado “Estudio de relaciones humano-animal con perros callejeros en dos asentamientos urbanos de la IX Región”, corresponde a una iniciativa que cuenta con el FONDECYT de Iniciación de Investigación 2022 adjudicado en enero y tratará de caracterizar la relación que estos animales han establecido con los habitantes de ambas ciudades.

 

Perros callejeros nota 1

Según el primer censo nacional de gatos y perros, en Chile existen 3.461.104 perros callejeros o "sin tutor", un dato que pone en evidencia la necesidad de estudiar las interacciones interespecies que se dan entre estos animales y humanos.  

 

3 millones y medio de perros callejeros

Según el primer censo nacional de gatos y perros, realizado por la Escuela de Medicina Veterinaria UC en conjunto con la Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo (Subdere) y que publicó sus resultados en marzo de 2022, en Chile existen alrededor de 3 millones y medio de perros callejeros o “sin tutor”, de un universo de casi 12 millones de canes en total.

Esto permite asegurar, tal como señala Benavides, que “la asociación interespecies [perro- humano] ha hecho que los perros se encuentren entre los mamíferos más exitosos en términos de expansión y número a nivel global”.

De esta manera, el estudio buscará analizar las interacciones de los perros callejeros con seres humanos, lo que incluye también a aquellos perros que habitan en casas y que tienen dueños, pero que durante el día transitan por la calle.

 

 Perros callejeros nota 2

El objetivo del estudio es comprender la coexistencia de ambas especies en sitios urbanos, como una manera de evidenciar las influencias que se dan de una especie sobre otra.

 

Animales “sociales y sociables”

La realidad de los perros callejeros hoy por hoy, plantea un escenario complejo para el investigador. Según postula, los perros callejeros, dado el contexto que condiciona su supervivencia, expresan su naturaleza de animales sociales, interactuando de maneras múltiples con su entorno así como con otros de su especie, y con otras especies, incluyendo a seres humanos.

Actualmente, los perros callejeros se encuentran regulados bajo legislaciones que apuntan hacia el cuidado de los animales en general y a evitar situaciones de abuso y maltrato. Sin embargo, Benavides asegura que esta es una dimensión que no profundiza en su desarrollo como animales “sociales y sociables”.

“Esto resulta fundamental para comprender las divisiones y organización establecidas por las personas respecto a los lugares que habitan estos perros, las maneras en que se forman relaciones mutuas con ellos, así como respecto a la trama de relaciones sistémicas que cruzan los espacios urbanos seleccionados”, indica.

“La situación de los perros a nivel mundial depende en buena medida de acciones humanas directas (…) es necesario estudiar en profundidad dichas relaciones e interacciones fundantes con un énfasis más específico desde la antropología social”.

Perros callejeros nota 3

El estudio se concentrará en puntos específicos y áreas más amplias del espacio público de la ciudad intermedia de Villarrica y de la capital regional de La Araucanía, Temuco. 

 

Comprender la coexistencia

Así, durante esta primera etapa, el estudio analizará los principales puntos de concentración de los perros callejeros en estos asentamientos urbanos, las razones detrás de ello y las características que rodean a estos grupos.

“Con el estudio se espera generar una base de información detallada sobre las micro-dinámicas existentes entre humanos y perros callejeros, que permitan ayudar a comprender cómo se comparten espacios entre especies”, sentencia Benavides, “así como la naturaleza y características de las relaciones establecidas entre humanos y perros callejeros en ciertos puntos específicos y áreas más amplias del espacio público en Villarrica y Temuco”.

 

libretas nota

Durante su investigación, el académico UC ha generado distintas herramientas de observación, entre ellas un manual de identificación donde ha ido generando una base de datos sobre los perros callejeros que observa durante sus actividades en terreno. 

En un paper publicado en mayo, el investigador de la UC, Tomás Ibarra, junto a las investigadoras de la UACh, Carla Marchant y Fernanda Olivares, documentaron el efecto que tiene el predominio de la Medicina Veterinaria Moderna frente a la Medicina Veterinaria Tradicional. “Es un conocimiento que ha sufrido un fuerte proceso de erosión”, indica.

El orégano y el canelo son algunas de las hierbas medicinales que más utiliza Pablo Neculpan, un hombre campesino de 44 años que vive en Relicura en la comuna de Curarrehue, y que las emplea en el tratamiento de enfermedades o problemas de salud en su ganado, compuesto por vacas, caballos y ovejas, principalmente.

Se trata de saberes que, tal como explica Pablo, son conocimientos que se han traspasado de generación en generación a raíz de lo que sus antepasados observaban con sus propios ojos. “Uno no necesariamente puede creer por superstición o por tincada, sino que también hay prueba en los hechos (…) esta medicina uno la iba adaptando a sus recursos para poder subsistir tanto en alimentos como en salud”.

 

TVM 2

El ganado que se cría en las zonas cordilleranas de Pucón y Curarrehue se compone principalmente por gallinas, cabras, ovejas, cerdos, vacunos y caballos. 

 

“Mi suegro me hablaba del toronjil cuyano”, cuenta a modo de ejemplo, “contaba que en una ocasión andaba una yegua con un potrillo que estaba un poquito desnutrido, entonces la yegua, que andaba comiendo, fue a dar a un manchón de toronjil cuyano y cuando él revisó la bosta del potrillo, vio parásitos que el animal había botado ahí. Y después se recuperó”.

Esta práctica es acuñada como Medicina Veterinaria Tradicional o etnoveterinaria: aquella que surge de la práctica de campesinos y campesinas que, a través de la prueba y el error, han desarrollado sus propios conceptos y técnicas en el tratamiento y cuidado del ganado.

 

Un conocimiento erosionado

Sin embargo, este conocimiento se ha visto erosionado, tal como explica el investigador del Centro UC de Desarrollo Local, Tomás Ibarra. “La erosión se refiere básicamente a que el conocimiento y la práctica relacionada al mundo agrícola, se ha visto afectado por una serie de procesos históricos y contemporáneos”.  

Es por esta razón que Ibarra, junto a la académica de la Universidad Austral de Chile, Carla Marchant, y la médica Veterinaria magíster en Desarrollo Rural, Fernanda Olivares, desarrollaron una investigación que buscó documentar y revitalizar este tipo de conocimientos.   

Esta investigación se tradujo en un paper publicado en mayo en el Journal of Ethnobiology and Ethnomedicine y que abordó la experiencia de 60 campesinos y campesinas del sur de los Andes, específicamente de los municipios de Pucón y Curarrehue, a través de entrevistas que tuvieron lugar entre diciembre de 2020 y marzo de 2021. Pero ¿específicamente qué situaciones estarían erosionando la etnoveterinaria?

 

Los efectos de una agricultura intensiva

Según señala Ibarra, es un proceso político y social de décadas que tiene sus bases en la Contrarreforma Agraria desarrollada en dictadura. “Se les empieza a tratar a los campesinos de agricultores y de clientes, y se da con mucha fuerza la conversión de estos hacia una agricultura intensiva y, en particular, al manejo del ganado basado en el uso de químicos o agroquímicos, entre ellos fármacos”.

Los efectos que tendría el uso de este tipo de elementos en el ganado tendrían una directa relación no solo con la pérdida de estas prácticas, sino que también con la pérdida de la biodiversidad.

 

TVM 1

Con la Contrarreforma Agraria desarrollada en dictadura, los campesinos y campesinas comenzaron a ser vistos como agricultores y clientes, en un giro hacia una agricultura más intensiva y orientada a la producción.

 

Según señalan Marchant y Olivares, “estudios de nivel mundial alertan de los crecientes procesos de resistencia bacteriana y parasitaria, junto con la contaminación alimentaria y/o ambiental que genera el uso de diferentes fármacos sintéticos en los sistemas de producción animal”.

“Por ejemplo se ha estudiado que el uso fármacosm como la ivermectina, se relaciona con la disminución de escarabajos estercoleros que habitan las praderas movilizando el abono animal, asociándose a una mayor fertilidad del suelo y control biológico indirecto de parásitos en animales”, explican.

Pero para Pablo, el uso de fármacos es una forma rápida y fácil de tratar a sus animales. “Uno siempre cuida a sus animales cuando están afectados”, señala, “por ejemplo, ahora tengo un animal que tiene mucha mucosidad y para salir luego del paso, ahí vamos al fármaco”.

 

Políticas públicas culturalmente apropiadas

Es por ello por lo que los investigadores apuestan por el desarrollo de políticas públicas que estén en sintonía con las comunidades que se ven impactadas por este tipo de acciones y sus prácticas.

“Para que las acciones de proyectos y planes de dichas políticas públicas que trabajan con la Agricultura Familiar y el mundo rural sean exitosas”, explican Marchant y Olivares, “es necesario que estas sean territorialmente pertinentes y participativas, es decir que se realicen considerando la diversidad biocultural de las y los campesinos de cada rincón del país”.

En otros países de Latinoamérica, como Colombia, Bolivia o Perú, el desarrollo de políticas públicas con enfoque participativo, es decir que cuenten con una participación vinculante del campesinado sobre las medidas que se adopten y decidan, han dado buenos resultados al ser medidas que han involucrado a las comunidades desde el principio.

Pero para Ibarra, estas políticas públicas pertinentes con el mundo agrícola tienen que desarrollarse de manera sistémica y generalizada. “No solamente la política pública referida al Ministerio de Agricultura o al Instituto Nacional de Desarrollo Agropecuario (INDAP), sino que también políticas educativas, económicas, que fomenten la revitalización de estos saberes, con cambios de carácter más sistémico”.

“Las políticas no tienen que quedarse en lo que fue, sino que avanzar a una estrategia de adaptación e innovación en la práctica de manejo de animales”, agrega, “para poder fomentar, incluir el conocimiento tradicional con nuevos aspectos que se han ido desarrollando en los territorios, con nuevos conocimientos, nuevas prácticas e ir pensando en el futuro de los rebaños, de la economía local y en realidad de la soberanía alimentaria local”.

 canelo 2

El canelo es una especie de árbol con un significado ancestral en la cultura mapuche, además de ser un árbol que se utiliza para el tratamiento de distintas afecciones, como la parasitosis. Pablo Neculpan lo utiliza frecuentemente en el cuidado del ganado. 

 

Así como él aprendió de sus padres, abuelos y suegros, Pablo hoy ha trabajado estos conocimientos con sus propias hijas, traspasando estos saberes. “Una de ellas está estudiando Agronomía y a ella le voy enseñando el uso de estas hierbas en los animales”, explica.

Para el campesino de 44 años, estos son conocimientos valiosos en su subsistir y en cómo comprende su relación con el ganado, algo que, según asegura, fue un conocimiento que “siempre fue”, que siempre existió, al menos en los relatos de su familia.